Agua, el nutriente más crítico

El agua es el nutriente más crítico para la avicultura. Un control diario del consumo de agua es esencial. Si un animal no toma agua, no comerá y no podrá producir.

 

Calidad del agua

 

Buena calidad de agua de bebida es muy importante para (producción) los animales. Hablando de avicultura, las aves siempre deben tener un acceso fácil al agua de bebida, el agua debe ser fresca y brillante. Sabor y olor parecen ser de menor importancia para las aves pero son indicativo de la calidad del agua.

 

Monitoreo de la calidad del agua

 

El valor de cada análisis depende de cuando, donde y como las muestras han sido tomadas, (por donde esta entra al galpón o al final del sistema). Uno no debe olvidar que un análisis solo se refiere a la calidad de agua en ese momento, cuando las muestras son tomadas, y nunca es garantía de su calidad a otro momento.

En fincas que tienen su propia fuente de agua, es necesario tomar una muestra al menos dos veces al año (una al

final del invierno y la otra al final del verano). En fincas usando una fuente principal una medida al año debe ser adecuada. Es importante notar que el tiosulfito sódico contenido en los tubos entregados por los laboratorios para llevar a cabo pruebas bacteriológicas del agua, solo neutraliza el cloro o el blanqueador. No tiene acción en compuestos de amonio cuaternario.

 

Limpieza del Sistema de Tubos durante el Receso Sanitario

Depósitos minerales y orgánicos en la tubería de bebederos dan condiciones favorables para el crecimiento bacterial y reducen la actividad de cloro. Por lo tanto, es esencial descontaminar las tuberías, cuando las aves no están.  La mejor solución es usar limpiadores alcalinos y ácidos en sucesión. Una prueba bacteriológica en el agua al final del circuito debe ser realizada sistemáticamente antes del arribo de las nuevas poblaciones como un medio de evaluación de la calidad del proceso de descontaminación. Los tubos de agua deben ser enjuagados antes de la llegada de las pollitas.

 

Tratamiento de agua de bebida

La cloración es el mejor y más económico método de tratamiento de agua de bebida. El cloro puede ser inyectado por medio de una bomba de dosificación. Un tiempo de contacto de 15 a 30 minutos entre el agua y el cloro es necesaria para una correcta desinfección. Es importante monitorear el cloro activo residual al final del sistema de tubos una vez por semana. Solo el test que mide la reacción al D.P.D (dietil fenilin diamina) nos permite hacer el muestreo. El test colorimétrico que usa ortotoluidina mide el cloro en todas sus formas (activa e inactiva). El nivel residual del cloro activo al final del sistema debe ser 0.3 a 0.4 mg/litro (0.3 – 0.4 p.p.m). El cloro se disocia en el agua en ácido hipoclorito y en iones hipoclorito. El porcentaje de estas dos porciones de cloro dependen del pH del agua. El ácido hipoclorito es 120 veces más activo que el ion hipoclorito. Por lo tanto es deseable que el pH del agua tratada este debajo de 7 para que la desinfección con cloro pueda ser efectiva.

 

Limpieza de bebederos:

El sistema de agua debe ser limpiado regularmente, pero tiene que ser limpiado después de tratamientos en el agua especialmente después de tratamientos con antibiótico.

El agua en bebederos a veces se solidifica con los residuos de alimentos y posiblemente con infecciones. Para prevenir el desarrollo de gérmenes en los bebederos, estos deben ser limpiados al menos una vez al día durante las dos primeras semanas, y una vez la semana después de la 2 semana.

En climas cálidos los bebederos deben limpiarse todos los días. La profundidad del agua en el bebedero debe ser de 15 mm.

Consumo de agua:

El consumo de agua depende de la temperatura ambiente. Cuando es mayor a 20 °C el consumo se incrementa para permitir al ave la temperatura natural (evaporación respiratoria).

El consumo actual depende de la temperatura y la humedad del aire del ambiente. La siguiente tabla muestra la relación entre el agua y el consumo de alimento de acuerdo a la temperatura del galpón.

En periodos cálidos es esencial proveer agua fresca para las aves. En climas cálidos el agua fresca puede mejorar la productividad. Es extremadamente importante proteger los tanques de agua de los rayos directos del sol.

 

Descargar PDF


Share this article: